jueves, junio 25, 2009

Probando el DBA en solitario


Me he decidido a probar el DBA de manera casera. Dada la falta de oponentes voluntariosos a mano, y lo apartado que me pilla la gente de Ars Lúdica, me voy a montar una partida contra mi mismo. No hace falta decir que no voy a sacar muchas enseñanzas de novedades tácticas extraordinarias, aunque espero conseguir un poco de facilidad en el manejo del DBA.

Estaba pensando en haber ido al campeonato de DBA de las II Guerras Lúdicas, preparado por la asociación de Ars Lúdica en Alcorcón, pero al final, con sólo dos partidas de experiencia en mi haber, decidí no presentarme. No por no perder, que no me importa demasiado, si no por no provocar errores por mi falta de conocimiento del reglamento y/o de la manera de jugar.

Viendo las plaquetas montadas, decidí montar una partida de cartagineses (II/32 Cartagineses Tardíos) contra romanos (II/33 Romanos de Polibio), sustituyendo una plaqueta de legionarios romanos que me falta por pintar/montar por otra del mismo tamaño.

Todo fue un poco improvisado, así que no puse ningún tapete en la mesa y me limité a marcar los bordes del tablero (un área de 60 x 60 cm) con cinta adhesiva. Algunas plaquetas sin pintar la base, una unidad de falangistas macedónicos sustituyendo a la de legionarios romanos (hastati) que falta por pintar/montar desmerecen un poco las fotos, pero entro de lleno en la competición de "Las peores fotos de una partida de DBA".

Decidí que la batalla estaría situada durante la Segunda Guerra Púnica (218 a. C.-201 a. C.), lo que ponía a los romanos con un valor de Agresividad de 1 (generalmente luchando en su territorio) y a los cartagineses con un valor de Agresividad de 3 (generalmente luchando en territorio enemigo). A pesar de estos valores los dados marcaron que los romanos serían los atacantes, así que situé la batalla en la península Ibérica, más por ambientación que por que afecte al juego.

A continuación el defensor situó el terreno, obligando a colocar un terreno de costa, que vendría a ser una zona marítima del Mediterráneo o un rio lo suficientemente caudaloso para considerarse impasable. Aparte de esto situó una población amurallada ("Built-Up Area" o BUA), donde situaría su campamento y un bosque en la zona central, intentando estorbar a la infantería pesada romana.

El siguiente paso es determinar por qué parte sale el ejército atacante, y el defensor, que estará en el lado opuesto del tablero. El atacante elige un lado preferido por donde desea salir (en un dado de 6 caras, 1-3 el lado preferido y un punto a cada otro de los lados), no pudiendo elegir el lado donde se situó la BUA, aunque el azar determinará el lado final.

Los romanos terminaron atacando desde la zona de la costa, situando allí su campamento, y los cartagineses en el lado opuesto, alrededor de la ciudad.

Dada la poquísima capacidad de sorpresa estratégica posible, siendo yo mismo el general de ambos bandos, decidí que la opción romana más obvia era avanzar con su infantería pesada (Blades) como un rodillo directo hacia la ciudad amurallada y tomarla al asalto, lo que le daría 3 puntos de victoria (de 4 necesarios para ganar) debido a los dos puntos por ocupar la ciudad defensora y uno por destruir a los defensores que colocará el cartaginés, mientras el cartaginés luchará por evitarlo.

Plan cartaginés.
Ante este evento, y colocando primero el defensor sus tropas, intenté buscar la mejor manera de detener el ¿astuto? plan romano. La ciudad se dejó defendida a unos lanceros púnicos (Spears) y alrededor se situó el resto de lanceros, los elefantes y los mercenarios celtíberos (Warbands), que con una tirada afortunada podrían desorganizar y destruir a los legionarios romanos (Blades). El general (Cavalry) se quedó en la parte posterior, aproximadamente en el centro para facilitar las órdenes a las tropas. Una fuerza compuesta por honderos baleares (Psiloi) y scutarii ibéricos (Auxilia) tomarían el bosque central y retrasarían el avance de los romanos al pillarlos por flanco (las unidades ejercen una Zona de Control -"Zone of Control" o ZOC- enfrente de ellas que obliga a los enemigos que entren a retirarse o enfrentarse a ellas). La ligera caballería númida (Light Horses) se situó en el extremo derecho, más allá del bosque central, con la misión de rodear el bosque y atacar por la espalda a los romanos o intentar saquear el campamento suyo (que darían dos puntos de victoria), aprovechando su movimiento de 500 pasos en llano y la posibilidad de darles varias ordenes en el mismo turno. Todo el plan en un principio es dividir y desorganizar el avance romano, mientras el ataque combinado de las bandas de guerra y los elefantes destruyen elementos individuales con el apoyo de los lanceros púnicos.

Plan romano.
Como he comentado antes, el plan es sencillo y práctico. Una fuerte formación de legionarios, avanzarían en linea recta hacia la ciudad amurallada, tomándola por asalto, formando en el lado derecho del campo de batalla, con el apoyo trasero de los velites (Psiloi) especialmente útil contra asaltos a ciudades, bandas de guerra y montados (incluyendo a los elefantes). Los triarii (Spears) defenderían el flanco para evitar un ataque desde el bosque o de la caballería ligera númida. La caballería estaría en el flanco derecho, enfrentándose a las bandas de guerra en doble formación colocados por los cartagineses y el general (Cavalry) en el centro, detrás de las lineas, para facilitar las órdenes y para enfrentarse a un posible ataque de la caballería númida.



Recolocación cartaginesa.
El defensor puede recolocar dos pares de plaquetas, así que quité a las bandas de guerra del flanco de la caballería (virtualmente inútiles contra ellos) y los sustituí por mi infantería púnica y mercenarios griegos (Spears) más útiles contra la caballería. Los celtíberos (Warband) ahora estaban enfrentados a los legionarios romanos (Blades) esperando que una buena tirada de dados les mandase al infierno (si la tirada de combate es superior al de enemigo destruyen directamente a los Blades, sin necesidad de doblar la tirada).

La batalla comienza.

Romanos.
Los romanos avanzaron sus lineas, acoplándose al paso de los legionarios (200 pasos) mientras los triarii y una unidad de legionarios se empezaba a mover para cubrir un posible ataque desde el bosque, pero sin entrar, ya que estarían muy penalizados (-2) contra los auxilia cartagineses.

Cartagineses.
Los cartagineses lanzan un 1 en su dado de puntos de iniciativa (PIP o Player Initiative Points), con lo que no pueden mover a los elefantes (se necesitan dos puntos) ni a la caballería númida del flanco de una manera efectiva. Tampoco pueden aprovechar la regla de que el primer turno los Psiloi pueden recibir varias ordenes seguidas. Avanza el lado derecho que flanquea la ciudad formado por los mercenarios celtíberos.

Romanos.
Los romanos siguen avanzando sin oposición, recolocan la linea que defenderá su flanco y les sobran PIP.

Cartagineses.
Los cartagineses sacan un 2 en PIP. No hay muchas opciones, no son suficientes puntos para un movimiento decisivo de la caballería númida, así que me decido por mover de nuevo a los celtíberos y hacer uso de la regla de segundo movimiento para las Warband si en ese movimiento entran en contacto con el enemigo o dan apoyo. Los impetuosos celtíberos se lanzan contra las legiones romanas intentando buscar una tirada afortunada que empiece a desorganizar las lineas romanas.



Combate.
"Los impetuosos celtíberos rugieron y se lanzaron a la carga, impacientes por la aparente inactividad de sus aliados cartagineses. La carga fue parada por la pesada descarga de las pila romanas, incrementada por la lluvia de proyectiles desde detrás de las lineas romanas, que masacró las lineas bárbaras. La ya debilitada carga se estrelló contra las filas de legionarios romanos que resistió la embestida y descorajinó a los supervivientes, que se dispersaron y huyeron por sus vidas."

Las bandas de guerra tienen un +3 contra infanteria y están solapados por una unidad enemiga (-1). Lanzan el dado y sacan un 1 lo que les da un total de 3.
Las espadas tienen un +5 contra infantería, están solapados por una unidad enemiga (-1) y tienen el apoyo trasero de una unidad de psiloi (+1). Lanzan el dado y sacan 4, dando un total de 9.
3 sobre 9 es "Resultado igual o menor que la mitad del enemigo" (de hecho son triplicados) con lo que las bandas de guerra son destruidas.
Si las tiradas hubieran sido un 1 para los romanos y un 5 para los cartagineses, pondría el resultado en 6 vs 7 (superados por un punto) lo que hubiera hecho que las bandas de guerra hubieran destruido a los romanos. Un resultado de diferencia menor, por ejemplo ambos sacando un 3, pondría el total en 5 vs 8 con lo que la Warband retrocedería pero no sería destruida.

Romanos.
Los romanos siguen avanzando su linea principal mientras gastan sus PIP en mover las unidades que protegían el flanco hacia adelante para enfrentarse a los celtíberos de cerca del bosque.

Cartagineses.
El 4 en PIP llega un poco tarde, con los romanos prácticamente encima de la ciudad. La opción de flanqueo con los númidas se desestima teniendo que atender a la desorganización de sus propias lineas. Mueve la infantería ligera (Psiloi y Auxilia) por el bosque buscando flanquear y apoyar a las Warband contra los romanos y avanza con los elefantes y lanceros al otro lado de la ciudad para enfrentarse a los romanos.

Romanos.
Sacan un 6 en PIP, con lo que van sobrados para atacar la población con el apoyo trasero de los velites, reordenar el flanco izquierdo e incluso avanzar para hacer retrocer la caballería del general cartaginés.

En el posterior combate los legionarios se ven obligados a retroceder frente a la caballería del general, pero toman sin problemas al asalto la ciudad, destruyendo a los lanceros púnicos que la defendían. Eso nos pone a 4 puntos de victoria para el romano (2 de la ciudad y 2 de las dos unidades destruidas) y 0 para el cartaginés.

Fin de la partida.

Comentarios posteriores.
Viendo el desarrollo el cartaginés tuvo tan malas tiradas que no tenía muchas opciones contra el romano. Aun así podría haber estado bien la posibilidad de lanzar un desembarco litoral, con lo que aparecería justo detrás de los romanos. Y si no las cuatro unidades permitidas, al menos sí los jinetes númidas que aparecerían ya flanqueando a los romanos desde el inicio sin necesidad de recorrerse todo el tablero.

También el cartaginés podría haber desplegado más terreno dificil, lo que beneficiaría en comparación a sus Warband y Auxilia frente a las tropas romanas (en su mayoría Blades).

En fin, una partida rápida que da ganas de revancha (¡contra mi mismo!).

Makarren ahora escribe en HoryMiniaturas.
 

HoryWargames Blak Magik is Designed by productive dreams for smashing magazine Bloggerized by Ipiet © 2008