miércoles, enero 28, 2009

Turno 12. 7 a 13 de septiembre.


Ya no queda tiempo. Después de un nuevo revés ejemplarizado en la contraofensiva soviética que hizo perder la mayor parte del terreno ganado, el Estado Mayor alemán es consciente de su derrota. No sólo no han conseguido llegar ni tan siquiera a los arrabales de Leningrado; además han perdido algunas de las mejores fuerzas de la Wehrmacht, que ya no serán recuperables. Esos blindados y fuerzas mecanizadas serán muy necesarios unos meses después y ahora no son más que chatarra.

En un último esfuerzo para salvar su honor, se produce un ataque generalizado en el frente. En el sur la infantería polaca junto con la alemana consigue tomar Novgorad de nuevo, como base para resistir el duro invierno que se avecina, obligando a retirarse a sus defensores.

En el norte, todas las fuerzas Panzer disponibles son destinadas a intentar explotar la brecha que los soviéticos han conseguido cerrar tantas veces. De nuevo se vuelve a abrir, pero el avance queda frenado por las nutridas defensas soviéticas. Sólo queda resistir el último embate soviético.




Por su parte, los soviéticos, viendo que los contraataques que podrían llevar a cabo son muy arriesgados, sencillamente se preocupan de mantener en abastecimiento a la unidad acorazada que ha sido rodeada por los Panzer alemanes. No intentan recuperar Novgorad, puesto que no es una batalla importante a estas alturas, y reorganizan sus fuerzas defensivas para ofrecer como final de partida un dispositivo totalmente impenetrable en la situación de juego.

Si los cuatro ejércitos del sur mantienen fijas sobre el terreno a la mayor parte de las unidades de infantería alemanas, en el norte la última y penúltima líneas fortificadas previenen cualquier avance alemán hacia Leningrado, ciudad perfectamente cubierta por la infantería, que llegado el caso se retiraría a combatir casa por casa dentro.






CONCLUSIÓN Y BALANCE DE LA PARTIDA.

Nos encontramos ante una Victoria Estrátegica para la URSS. El jugador alemán no ha conseguido ocupar con una unidad abastecida ni el hexágono 2604 ni el 2705 (hexágonos de la ciudad de Leningrado al otro lado del río). Es más, ni siquiera ha conseguido tomar cualquier hexágono de Leningrado sin cruzar el río. Por tanto, suma 0 puntos.

Por su parte, los soviéticos han eliminado unidades mecanizadas, acorazadas, y han diezmado algunas otras. Sumando las puntuaciones, la URSS obtiene la mayor victoria posible.

Para cualquier añadido, creo que es el momento de hacer uso de los comentarios. Como jugador, creo que Alemania debería haber imprimido más ritmo, pero de eso no fui consciente hasta el final de la partida, cuando entraron las prisas. Esa ha sido la clave; los alemanes llegaron muy tarde al Luga, cuando las defensas soviéticas ya eran notables.

Turno 11. 31 de agosto a 6 de septiembre de 1941.


Los alemanes ya no tienen margen de maniobra. Sólo quedan dos turno y es realmente imposible conseguir cruzar el río Neva para cumplir los objetivos. Pero al menos intentarán aproximarse lo más posible a Leningrado. Con uno de los Panzergruppen a plena potencia, más el concurso de los Panzer de refuerzo de la semana anterior, los alemanes consiguen abrir una brecha sustancial en la zona norte del entramado defensivo de Leningrado. Demasiado tarde para sus objetivos, pero demostrando el potencial de las armas alemanas.

En el sur la situación es de calma tensa. La infantería alemana no puede hacer nada contra el entramado defensivo soviético, y sencillamente mantiene la posición. Finalmente, en el norte los blindados han abierto una importante brecha, explotada por una división de infantería, que sin embargo, está diezmada por los duros combates y es difícil que mantenga su posición. Dada la debilidad del operativo alemán, es inviable pensar en la posibilidad de dividir en dos el frente soviético.





La respuesta soviética es demoledora. A la vez que los suburbios de Leningrado quedan bien cubiertos por la infantería de refuerzo en las posiciones fortificadas, las unidades en contacto con los alemanes se disponen a cerrar la brecha. El duro golpe elimina a la diezmada unidad de infantería y fuerza a retirarse a uno de los cuerpos de Panzer. De nuevo la línea está cerrada y Leningrado, más que nunca, parece inexpugnable, pese a que menos de 30 km separan a los alemanes de su objetivo.

Turno 10


Es la última oportunidad que ofrece Hitler al OKW alemán; la llegada de un Panzergruppen compuesto por dos selectas unidades y que llega por la carretera de Pskov. Si con estos medios blindados no se consigue romper las defensas de Leningrado, será difícil cumplir con los objetivos que se formularon al inicio de esta campaña.

Los exhaustos blindados alemanes son lanzados hacia adelante, con el fin de avanzar hasta la segunda línea fortificada y mantener el abastecimiento de la infantería aislada. El objetivo se consigue. Para ello se detraen fuerzas del sector de Novgorad (que es considerado por los alemanes como impenetrable en ese momento). El avance hacia la segunda línea fortificada prosigue, garantizando esta vez las líneas de abastecimiento.

Los debilitados carros alemanes de vanguardias divisan ya las cúpulas de las iglesias ortodoxas de Leningrado. Unos 30 kms les separan de los arrabales de la ciudad. Pese a todo, la unidad antes aislada, y ahora abastecida, no ha podido recibir más que material; en ningún caso nuevos hombres han podido llegar hasta su posición defensiva, machacada por los soviéticos. ¿Resistirán otra semana en su desesperada situación?




Los soviéticos, conscientes de que el peso de la ofensiva ya no está en Novgorad, movilizan sus tropas en dirección al centro. Allí consiguen atacar y eliminar a los debilitados alemanes que habían resistido ya una semana sin refuerzos. El material enviado por sus compañeros no fue suficiente; necesitaban hombres.

La situación vuelve a estar controlada. Las líneas fortificadas están bien ocupadas con numerosas fuerzas. Sólo la exhausta vanguardia blindada está cerca de Leningrado, pero su situación es comprometida, siendo su abastecimiento precario y estando rodeada por fuerzas soviéticas de importancia.

Turno 9. 17 a 23 de agosto de 1941.


En el OKW alemán son conscientes de que algo no marcha bien. A las pérdidas de medios mecanizados y blindados se suma la fuerte resistencia ofrecida por los soviéticos. Viendo que cada vez queda menos tiempo, se lanzan a la ofensiva final, sin posibilidad de retirada o conservación de medios.

Fruto de esta ofensiva se consigue abrir una cabeza de puente tras el río Luga, sobrepasando la primera línea de las fortificaciones defensivas soviéticas. Pero antes de felicitarse, el OKW sabe que sus tropas deben resistir la contraofensiva soviética...



Los alemanes están empezando a estar cansados, y sus avances no son tan importantes ni seguros como antes. Buena prueba de ello es la cabeza de puente establecida tras el Luga; las fuerzas soviéticas consiguen hacer que se retire la unidad que servía de unión, aunque no consigue eliminar la cabeza de puente, que queda, eso sí, aislada.

Por otro lado, los refuerzos enviados desde el resto de la URSS van entrando con normalidad en Leningrado, y se dirigen a la segunda línea de fuertes.

Turno 8. 10 a 16 de agosto de 1941.


El OKW aún se lamenta de su imperdonable error... En estado de shock por las pérdidas de medios mecanizados, imaginan lo que pensarán en Berlín de todo esto. Todas las fuerzas alemanas llegan a la línea del Luga. En el norte se producen combates que favorecen a los alemanes, pero los soviéticos deciden mantener la posicion, a costa de perder a algunos de sus efectivos.

En el sur se lanza un ataque desesperado para salvar a las rodeadas fuerzas blindadas de Novgorad. Se consigue establecer contacto con ellas y alejarlas de la ciudad, que queda vacía entre la destrucción y los carros quemados. Toda la línea del Luga está en contacto con las fuerzas alemanas, pero los informes de inteligencia indican la presencia de un nutrido contingente de refuerzos soviéticos en las proximidades...



Los alemanes han conseguido liberar a sus Panzers de Novgorad, provocando un gran disgusto entre los soviéticos, que esperaban aniquilarlos. En el norte, un ataque contra los alemanes termina en un estrepitoso fracaso, provocando una retirada y el abandono de Kingisepp.

Pero la partida importante se juega en el sur. Las dos unidades blindadas apoyadas por seis de infantería que llegan desde más allá de los Urales golpean con dureza a los alemanes, afectados por la sorpresa (igual que los soviéticos en el primer turno). Los alemanes, incapaces de hacer frente a esos ataques, y buscando la conservación de sus hombres y equipos, ordenan la retirada, perdiendo ya la posibilidad de una conquista rápida de Novgorad. La concentración de fuerzas soviéticas en el final del río Luga, y las cercanías de Novgorad y su carretera es aterradora. Además, las fortificaciones de Leningrado está casi concluida.

Por vez primera el Alto Soviético considera que su posición no es frágil.

Turno 7. 3 al 9 de agosto de 1941.


El OKW alemán es consciente de que se está llegando al momento decisivo. Consciente de ello, Hitler envía desde Alemania otra Luftlotte para contribuir al avance de la campaña. Gracias a las flotas aéreas, los alemanes rompen totalmente la línea defensiva Pskov-Peipus. El avance es general en todo el frente.

La gran elección corresponde al papel a jugar por el Panzergruppen del norte. ¿Debería lanzarse contra las defensas fortificadas de Leningrado antes de que éstas se apuntalen o dirigirse al sur para eliminar la resistencia en Pskov? Finalmente se decide que contacte con las fuerzas del sur, para garantizar la eliminación de cualquier resistencia en Pskov y dejar expédita la carretera hacia el río Luga.

A su vez, se toma la arriesgada decisión de enviar el restante Panzergruppen a atacar la escasamente defendida Novgorad. La infantería mecanizada de ese grupo ha perdido alguno de sus efectivos, pero se considera que tomar esa ciudad puede acelerar la caída de la defensa soviética. Novgorad cae en manos de los alemanes finalmente, pero desde el momento en que la toman, se dan cuenta de que su posición es muy insegura, ya que los flancos cubiertos por la infantería soviética pueden derivar en un aislamiento de los carros. Por si fuera poco, multitud de carros han sido destruidos, quedando las fuerzas de este cuerpo operativo muy mermadas (dos unidades diezmadas y sólo una de las tres a pleno potencial).




El Alto Mando Soviético se frota las manos con delectación. Las prisas han podido con los alemanes, y han lanzado a su valioso Panzergruppen para tomar Novgorad en solitario. En la lucha, las fuerzas soviéticas, luchando casa por casa, destruyeron gran cantidad de carros. Y ahora es el momento de acabar con los restantes.

En el sector norte la defensa se confía a dos grupos de tropas situadas en fortificaciones, suficientemente fuertes como para disuadir a la diezmada infantería alemana del norte. En el sur, la defensa se organizada condicionada por la necesidad de atacar con todos los efectivos disponibles Novgorad. Los Panzer alemanes son rodeados y la ciudad es atacada con saña... Los alemanes se defienden valientemente y los soviéticos no pueden tomar la ciudad, perdiendo varios efectivos en el intento. Pero lo esencial es que los alemanes también pierden su unidad mecanizada, joya de la Wehrmacht. Y es esencial que Alemania conserve sus fuerzas blindadas y mecanizadas para su éxito.


Turno 6. 27 julio al 2 de agosto de 1941.


Ya no hay vuelta atrás. El OKW alemán decide un ataque general y masivo... Un cuerpo Panzer apoyado de cuatro divisiones de infantería ataca el norte, donde sorprenden a la infantería soviética, poco fogueada en combate. Los soviéticos no esperaban un ataque en esta zona, por lo complicado del terreno, pero los Panzer han conseguido establecer una cabeza de puente tras el río a costa de pérdidas de la infantería, que ve reducida su fuerza.

En el sur, el cuerpo de Panzer también consigue sobrepasar el río, resistiendo los soviéticos, por otra parte, en Pskov. Ahora todo dependerá de lo que tarden en limpiar las bolsas de resistencia en este sector sur, compuestas por los carros e infantería de elite que defienden Pskov y un grupo de resistentes en los pantanos del sur, que situados sobre el flanco, comprometerían el avance.




Los alemanes han golpeado duramente la línea defensiva. Dado que la han roto por el norte, los soviéticos ordenan retirada general en ese sector, refugiándose la mayor parte de las unidades tras el río Luga, la última defensa natural para Leningrado. Por suerte, en esa zona las fortificaciones ya estaban completadas, por lo que el anillo defensivo es fuerte en esa zona.

En el sur, los soviéticos resistentes en el pantano, aislados completamente, no pueden hacer más que mantenerse en esa posición. Pskov es abandonada por sus fuerzas, a excepción de una guarnición. Las fuerzas soviéticas se reúnen en las cercanías del río Luga y el eje estratégico formado por las carreteras de Leningrado y Novgorad. A partir de aquí las retiradas ya no son un recurso a tener en cuenta tan asiduamente, puesto que Leningrado quedaría a tiro de piedra. Al menos cuentan con el apoyo de los refuerzos y las fortificaciones, también terminadas en este sector.

Turno 5. 20-26 de julio de 1941.


Es el momento de avanzar. El Alto Mando Alemán, sorprendido por la sorpresiva retirada soviética, se lanza al ataque en todos los frentes, intentando avanzar el máximo número de kilómetros posible. En el norte, un cuerpo Panzer hace retirarse a la unidad soviética que guardaba celosamente la carretera, no pudiendo avanzar más. En el sur, todas las unidades avanzan, atacando a los soviéticos que encuentran por el camino y forzando su retirada. Se encuentran a menos de 30 km de la línea defensiva del Lago Peipus-Pskov.




Los soviéticos ven con tranquilidad cómo los ataques alemanes no han sido particularmente sangrientos. Todas sus fuerzas han sido batidas en combate, pero han podido retirarse con el suficiente orden hasta las cercanías de la línea Peipus-Pskov. En el norte, la carretera se ha mantenido bloqueada una semana más, y en el sur la mayoría de fuerzas están intactas. Se continúan las tareas de fortificación en Leningrado, que sigue desguarnecida.

Ha llegado el momento de la verdad. ¿Cuánto resistirá la línea Peipus-Pskov? Si esta cae rápidamente, los alemanes podrán llegar hasta los suburbios de Leningrado sin apenas resistencia. Con infantería y blindados se protegerá el norte de la línea, esperando que lo complicado del terreno disuada a los alemanes de atacar allí. Las mejores unidades soviéticas se encuentran en el sur, donde la defensa es mucho más difícil, sobre todo porque aún no ha podido ser preparada, y el ataque alemán es inminente.

Turno 4. 13-19 de julio de 1941.


El Alto Mando Alemán contempla la nueva situación del campo de batalla con un sabor agridulce. Riga y Dvinsk han caído en su poder sin pérdidas de importancia, pero aunque han conseguido afianzar la cabeza de puente, ésta ha sido contenido efectivamente por las fuerzas soviéticas allí situadas y sus refuerzos. Los ataques alemanes han llevado a que los soviéticos apuesten por retiradas estratégicas, y no defensas de la posición que le habrían costado sangrías... Así, los alemanes han cruzado el Dvina, pero los soviéticos han conseguido plantear una buena defensa. Todo cambiará si las fuerzas Panzer consiguen llevar a cabo una ruptura en los próximos días.




Tras intensos debates, los soviéticos deciden abandonar completamente la línea del Dvina, a excepción de las fuerzas que deben quedar con los alemanes, por estar trabadas en combate con ellos. Si bien algunos asesores apostaban por quedarse y resistir en esta línea, al coste que fuese, finalmente triunfó la opinión de que esta línea defensiva ya había aguantado demasiado. Permanecer en ella podría significar una sangría de unidades o incluso un embolsamiento masivo de consecuencias catastróficas. Por tanto, se ordena retirada general hacia la línea de Pskov, aún a costa de que muchas unidades de infantería no puedan llegar en este turno. Cualquier cosa, menos verse rodeados. Las defensas de Leningrado aún son muy débiles, y no se puede permitir que los alemanes lleguen con celeridad. Eso sí, las bajas que esta retirada precipitada puede conllevar para los soviéticos pueden ser peligrosas.


Turno 3. 6 al 12 de julio de 1941


Continúa el aparentemente imparable avance alemán. La infantería avanza lentamente por el sur, sin alcanzar las posiciones defensivas soviéticas establecidas en torno a Dvinsk. Justo en el centro de la línea, uno de los cuerpos panzer consigue establecer una cabeza de puente, a costa de ver reducido el potencial de una de sus unidades mecanizadas, que sufre fuertes pérdidas. En el norte, Riga resiste el ataque de la infantería y el restante cuerpo Panzer para desesperación del Alto Mando Alemán, que sabe que cada retraso es vital... Los alemanes deben tomar antes del 13 de septiembre posiciones en Leningrado, pero no en los suburbios; deben tomar partes de la ciudad al otro lado del río para no igualar el resultado histórico




Aunque la línea defensiva del Dvina está en un estado crítico, rota en su zona central y con Riga a punto de ser copada, los soviéticos la reconstruyen cómo buenamente pueden. Saben que todo el tiempo que se resista en torno a este río se ganará para la fortificación de Leningrado, donde ya aparecen los primeros fuertes que permitirán establecer una férrea defensa. Así pues, el soviético arriesga, Dvinsk y Riga se mantienen, y sus fuerzas blindadas y mecanizadas fijan sobre el terreno al cuerpo panzer en su cabeza de puente. Si la resistencia es efectiva, será vital haber resistido aquí; si los alemanes rompen la línea y envuelven las fuerzas soviéticas que así se exponen, el desastre será notable.

lunes, enero 26, 2009

Turno 2. 29 de junio a 5 de julio de 1941


Los alemanes dividen sus fuerzas en dos grandes grupos. En el norte, los dos cuerpos Panzer son la punta de lanza del ataque, llegando uno de ellos a las puertas de Riga, protegida por el río Dvina. La infantería les sigue con algo de retraso, debiendo encargarse estas fuerzas alemanas de tomar rápidamente Riga, para evitar que los soviéticos organicen una fuerte resistencia en este río.

En el sur, la infantería alemana se encuentra atascada en una lucha casa por casa en Kaunas, donde la infantería y los blindados soviéticos están empezando a poner en práctica la conocida por los germanos como ratenkrieg o guerra de ratas. Frente a Kaunas queda inmovilizada gran parte de la mejor infantería alemana, con consecuencias vitales para el grupo de fuerzas del Sur.




Por su parte, los soviéticos se aprestan a la defensa. Visto que la posición de Kaunas es indefendible, y puede ser copada, retiran todas sus fuerzas salvo una pequeña guarnición que mantiene el contacto con las fuerzas alemanas, garantizando que la posición no sea arrollada. A su vez, los soviéticos retiran a sus fuerzas de Libau, desabastecidas y sin suministros.

Lo esencial es que la retirada de todas las fuerzas soviéticas en el área permiten formar una línea defensiva razonablemente sólida junto al Dvina. Fuerzas acorazadas y mecanizadas cubren el sur de la línea, mientras que la infantería y la mecanizada se encargan del norte. Pese a todo, la defensa no es todo lo sólida que debiera, aunque los refuerzos que vienen del interior de Rusia llegarán pronto. ¿Pero resistirá la línea hasta entonces?


Turno 1. 22-28 de junio de 1941


Da comienzo la invasión. Los alemanes golpean en todo el frente con sus tropas, sin reservar nada. Se busca conseguir una ruptura decisiva en el primer turno. La Wehrmacht consigue abrirse paso con facilidad en la zona norte, mientras que en el sur las fuerzas soviéticas retroceden pero consiguen mantener en su poder las vitales carreteras que permitirían el rápido avance hacia el interior de Rusia.






Los soviéticos no esperaban el ataque. Las fuerzas de la frontera, por efecto de la sorpresa, deben atacar obligatoriamente a las unidades alemanas, por lo que todas las fuerzas acorazadas soviéticas de reserva se lanzan contra los invasores. El norte queda completamente desprotegido, al igual que el esencial nudo de carreteras, aunque fuerzas soviéticas controlan esa carretera más adelante. Por último, fuerzas soviéticas ocupan Kaunas, en el sur, para intentar aguantar allí la posición, fortificados en la ciudad y ayudados del río.


domingo, enero 25, 2009

Leningrad


Leningrad es un juego de SPI/Decision Games publicado en 1994. Es un juego de baja complejidad y muy adecuado para ser jugado en solitario. Recrea uno de los momentos esenciales de la Segunda Guerra Mundial, el avance de las fuerzas alemanas del Grupo de Ejércitos Norte para capturar la importante ciudad de Leningrado. Ésta era el puerto más importante del Báltico, y su control permitiría atrapar a la flota soviética.

Este juego recrea esa campaña con un perfecto equilibrio entre jugabilidad y realismo. Entre las unidades del juego encontraremos cuerpos panzer, infantería mecanizada e infantería, además de una representación abstracta del poder aéreo que intervino en la campaña. Además, todas las unidades soviéticas mantienen su potencial de ataque y defensa oculto hasta que entran por primera vez en combate; de esta forma, se desconoce todo sobre estas unidades, tanto para el jugador alemán como para el propio soviético, que se encuentra maniobrando sin conocer la calidad de sus tropas.

Cada turno representa algo menos de una semana de combates, aproximadamente, durando la partida 12 turnos. La victoria se decide mediante puntos. Los alemanes reciben puntos por capturar cualquiera de los dos hexágonos de Leningrado situados tras el río Neva. Los soviéticos, a su vez, reciben puntos por diezmar o eliminar las valiosas unidades blindadas y mecanizadas de los alemanes. Con el diferencial se obtendrá el resultado de la partida.

Las fichas representan las unidades de la campaña, si bien la denominación de cada una no tiene efecto alguno en el juego. Cada ficha es una división. Además, las fuerzas son bastante parecidas, por lo que conozco de esta campaña, al orden de batalla real, al menos en el caso alemán (con un orden de batalla más conocido y sencillo de interpretar).

No hay variantes ni reglas avanzadas, aunque he de decir que las ocho páginas del reglamento consiguen equilibrar posibilidades estratégicas con sencillez, que hace que el jugador pueda estar más pendiente de la emocionante toma de una ciudad que del siguien párrafo de reglas que tenga que utilizar.

El combate se lleva a cabo mediante la típica CRT, pero con una innovación esencial. Cuando el defensor, pongamos por ejemplo, recibe 2 pasos de daño, puede elegir entre tres opciones. Retirar dos hexágonos todo el stack y no recibir daño; retirarlo un hexágono y perder un paso en una unidad, o perder dos pasos y mantener la tercera unidad del stack (si la hubiera) en el hexágono. Ello da gran profundidad al combate, puesto que enfrenta siempre a la duda de mantener la posición a costa de perder unidades o retirarse sin pérdidas, pero cediendo terreno. Las unidades alemanas tienen dos caras, a plena potencia y diezmadas, mientras que las soviéticas sólo tienen una. Así, las unidades alemanas pueden recibir daño sin retirarse, volteándose y perdiendo fuerza; cosa que no pueden hacer las soviéticas.

Por lo demás, modificadores sencillos. Atacar con el apoyo de la aviación corre la proporción una columna a tu favor (de 2:1 a 3:1), lo mismo para carros en llano, o cuando un Panzergruppen al completo ataca una posición. En la defensa, tener aviación, blindados o el terreno de tu parte también te permite modificar columnas a tu favor. Por último, la maniobra de "overrun" permite al atacante seguir moviendo después de efectuar unos ataques en los que su proporción de fuerzas sufre una modificación de 2 columnas a favor del defensor. Maniobra arriesgada donde las haya, es esencial en los primeros compases de la partida para romper rápidamente las defensas soviéticas al precio que sea.

Con algo menos de 100 fichas y un sistema de juego muy pero que muy interesante, inauguramos la sección de partidas en solitario. Espero que la disfrutéis.

Aquí os dejo con el despliegue inicial, momentos antes de que de comienzo la invasión alemana con sus 21 ejércitos de infantería y 2 cuerpos Panzer, además de una Luftlotte.





Salud.
 

HoryWargames Blak Magik is Designed by productive dreams for smashing magazine Bloggerized by Ipiet © 2008