miércoles, enero 28, 2009

Turno 12. 7 a 13 de septiembre.


Ya no queda tiempo. Después de un nuevo revés ejemplarizado en la contraofensiva soviética que hizo perder la mayor parte del terreno ganado, el Estado Mayor alemán es consciente de su derrota. No sólo no han conseguido llegar ni tan siquiera a los arrabales de Leningrado; además han perdido algunas de las mejores fuerzas de la Wehrmacht, que ya no serán recuperables. Esos blindados y fuerzas mecanizadas serán muy necesarios unos meses después y ahora no son más que chatarra.

En un último esfuerzo para salvar su honor, se produce un ataque generalizado en el frente. En el sur la infantería polaca junto con la alemana consigue tomar Novgorad de nuevo, como base para resistir el duro invierno que se avecina, obligando a retirarse a sus defensores.

En el norte, todas las fuerzas Panzer disponibles son destinadas a intentar explotar la brecha que los soviéticos han conseguido cerrar tantas veces. De nuevo se vuelve a abrir, pero el avance queda frenado por las nutridas defensas soviéticas. Sólo queda resistir el último embate soviético.




Por su parte, los soviéticos, viendo que los contraataques que podrían llevar a cabo son muy arriesgados, sencillamente se preocupan de mantener en abastecimiento a la unidad acorazada que ha sido rodeada por los Panzer alemanes. No intentan recuperar Novgorad, puesto que no es una batalla importante a estas alturas, y reorganizan sus fuerzas defensivas para ofrecer como final de partida un dispositivo totalmente impenetrable en la situación de juego.

Si los cuatro ejércitos del sur mantienen fijas sobre el terreno a la mayor parte de las unidades de infantería alemanas, en el norte la última y penúltima líneas fortificadas previenen cualquier avance alemán hacia Leningrado, ciudad perfectamente cubierta por la infantería, que llegado el caso se retiraría a combatir casa por casa dentro.






CONCLUSIÓN Y BALANCE DE LA PARTIDA.

Nos encontramos ante una Victoria Estrátegica para la URSS. El jugador alemán no ha conseguido ocupar con una unidad abastecida ni el hexágono 2604 ni el 2705 (hexágonos de la ciudad de Leningrado al otro lado del río). Es más, ni siquiera ha conseguido tomar cualquier hexágono de Leningrado sin cruzar el río. Por tanto, suma 0 puntos.

Por su parte, los soviéticos han eliminado unidades mecanizadas, acorazadas, y han diezmado algunas otras. Sumando las puntuaciones, la URSS obtiene la mayor victoria posible.

Para cualquier añadido, creo que es el momento de hacer uso de los comentarios. Como jugador, creo que Alemania debería haber imprimido más ritmo, pero de eso no fui consciente hasta el final de la partida, cuando entraron las prisas. Esa ha sido la clave; los alemanes llegaron muy tarde al Luga, cuando las defensas soviéticas ya eran notables.

2 comentarios:

Makarren dijo...

Hola Victor, tengo algunas dudas:

- ¿A cuántos turnos se juega como límite?
- ¿Se juega por Puntos de Victoria o sólo se determina la victoria si se captura Leningrado antes del último turno?
- ¿Qué impide que los soviéticos salgan corriendo hacia las lineas defensivas en los primeros turnos? ¿su misión es enlentecer a los alemanes mientras llegan los turnos de refuerzos?
- ¿Las fichas representan unidades históricas reales o son unidades genéricas? ¿qué escala utiliza, divisiones?
- ¿Hay variantes en el juego? Es decir, una variante con la situación histórica y otras con casos hipotéticos: inicio anterior de Barbarroja y por lo tanto más turnos, menos unidades para compensar jugadores menos experimentados, reglas básicas y otras "avanzadas"...
- Podría ser curioso también explicar algo de la mecánica del juego, como se activan las unidades o cómo se hace y resuelve el combate.

Un saludo

Víctor on 29 de enero de 2009, 18:49 dijo...

Saludos amigo.

Ya están comentadas todas tus preguntas en la presentación del juego.

Eso sí, respecto a eso de por qué los soviéticos no se retiran al principio de la partida... En el primer turno están afectados por la sorpresa, estando obligados a atacar.

A partir de ahí pueden retirarse en el momento que quieran, pero es obvio que por muchas unidades que salven los soviéticos, tener a los alemanes en el río Luga en el turno 6, con Leningrado aún por fortificar, significaría una Victoria Estratégica Alemana...

Los soviéticos tienen que permitir que se construyan los fuertes en Leningrado, porque si no, sus posibilidades de defensa serían ínfimas.

Salud.

Publicar un comentario

Nos gustaría que nos dejases algún comentario

 

HoryWargames Blak Magik is Designed by productive dreams for smashing magazine Bloggerized by Ipiet © 2008