martes, abril 27, 2010

Silent Hunter 4: Wolves of the Pacific


Hace relativamente poco que, durante mis nuevas andanzas por el mundo del Print&Play, descubrí una entrada en el foro de la BSK del prolífico Felipe Santamaría, en la que presentaba la traducción de un wargame solitario de la revista francesa Vae Victis llamado Lobos Grises en el Atlántico. Felipe ofrecía todo el material del juego y me sentí animado a intentar construirlo.

Ni corto ni perezoso me puse manos a la obra e imprimí el tablero y las fichas, monté estas últimas y me dispuse a digerir el reglamento. Pero, debo admitirlo, el reglamento se me empezó a indigestar desde el principio. Tal vez fuese la longitud del reglamento (unas 16 paginillas), la mala redacción y organización del original, por problemas de traducción o simplemente por carencias del lector que aquí suscribe, pero el caso es que se me resistía el reglamento.

De este modo, en un intento de animarme a mi mismo para enfrentarme al reglamento de marras, busqué en mi librería algún título que versase sobre la guerra submarina y de paso matar dos pájaros de un tiro: darme ánimos para ponerme con el wargame solitario y leer alguno de los libros que acumulo por las estanterías de mi casa.

El libro que encontré por casa fue "Así fue la guerra submarina", de Harald Bush. Hay una entrada en Hislibris que habla del libro, así que no me extenderé mucho hablando del él. Baste decir ahora mismo que trata sobre la guerra submarina en la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista alemán.

La edición de RBA, con la imagen de Karl Doenitz


El libro detalla acciones de combate de los submarinos, contadas en primera persona, lo cual despertó mis ganas de probar algún juego de submarinos. Miré alrededor y vi de nuevo las fichas del Lobos Grises del Atlántico. Y junto a él, con mirada arrogante, seguía el reglamento del juego desafiándome. Así que, humillado, bajé la cabeza y seguí mirando alrededor a ver qué veía... ¡Cáspita! ¡Recórcholis! ¿¡Qué es lo que veo!? Asomando tímidamente veo la carátula del juego de PC "Silent Hunter 4: Wolves of the Pacific". El pobrecillo acabó en mis manos en alguna de esas compras compulsivas en algún centro comercial o en el GAME en la sección de segunda mano. Recuerdo que lo dejé en su momento apartado porque me pareció un juego demasiado complejo y en su momento supongo que mi estado mental me pedía algún entretenimiento de encefalograma plano.



Abrí de nuevo el juego de PC, eché un vistazo al manual y, lo que antaño me parecía un manual complejo y obtuso repleto de conceptos extraños, ahora me parecía un lugar perfecto donde recrear los combates que estaba leyendo en el libro de Harald Bush (salvando que en el juego llevamos a estadounidenses combatiendo contra japoneses).

De este modo, con la necesaria paciencia para aprender a manejar un simulador cimentada con la ilusión contagiada por la lectura del libro de hazañas bélicas submarinas, me puse con el juego. Hice las misiones de prueba para aprender a manejar el submarino (más apoyado en el manual de papel que en la ayuda que se muestra en pantalla) y en poco tiempo ya me ponía en marcha en mi primera misión con base en Hawái.

El juego tiene una interesante mezcla de estrategia de lenta planificación, en la que maniobras con el submarino por el Pacífico o por el Mar de China, y una parte de frenética actividad, especialmente cuando atacas a un convoy escoltado por destructores. Sorprendentemente logra una buena representación de lo que escribe Harald Bush en sus acciones marinas: cañoneo de buques mercantes solitarios para ahorrar torpedos, realizar inmersiones de emergencia cada vez que se divisa un avión durante el día, la maniobra de acercamiento al convoy, lo peligroso de los ataques durante el día, la ventaja de los ataques nocturnos, la amenaza de los rápidos destructores, la huida sigilosa del submarino después del ataque...

En definitiva, creo que es una buena manera de introducirse en el mundo de los simuladores de submarinos, porque el precio del juego es bastante económico. No recuerdo cuánto me costó a mi, pero mirando en la web de GAME, la expansión "U-Boats" (submarinos alemanes en el Océano Índico desde bases japonesas) cuesta 7 euros, y la nueva versión, el "Silent Hunter 5", 20 euros. Creo que 20 euros por un juego de PC es un precio muy interesante sin necesidad de recurrir al pirateo.

Tal vez me anime y prepare otra entrada con los eventos de una patrulla durante el juego, al estilo de este que he visto en Punta de Lanza.

Makarren ahora escribe en HoryMiniaturas.

5 comentarios:

Lenin on 27 de abril de 2010, 20:40 dijo...

Sólo me queda una duda tras tu magnífica exposición. ¿Tan difícil es el juego de Felipe Santamaría? ¿Tan fácil es manejar un simulador de PC como el que mencionas?

La verdad es que yo también he visto el wargame y tiene una pinta impresionante, con el mapa de rutas a seguir (la corta y peligrosa, y la larga y más segura), junto con la recreación del submarino para situar los daños... Pero 16 páginas de reglas son 16 páginas...

Aún así, tienes que tener mano para los simuladores, que tampoco son cosa fácil, e imagino que si en el Silent Hunter tienes que controlar la sala de máquinas y los disparos, puede ser un caos...

Makarren on 28 de abril de 2010, 11:41 dijo...

No sé si Lobos Grises en el Atlántico es realmente un juego dificil de controlar, pero lo que estoy convencido es que el reglamento no está bien estructurado. Entre todo el material que traduce Felipe está un ejemplo de partida, y en ese mismo ejemplo Felipe observa contradicciones entre lo que narra el jugador y lo que debería hacer según el reglamento. Desde mi punto de vista el sistema de juego y los componentes deberían recibir un serio rediseño.

Por otra parte me preguntas por la dificultad del Silent Hunter. Como todo simulador necesita un tiempo de aprendizaje, pero ni de lejos tiene la misma curva de aprendizaje que pueden tener otros simuladores (de otro tipo) como el IL-2 Sturmovik, en el que para aprender a despegar debes seguir un completo tutorial (arranque de motor, ruedas, flaps, timón, taxiing, freno de las ruedas, aumento de potenca, control del desvío por el giro de la hélice...)

En cualquier caso, el manejo del submarino se realiza mediante iconos y la navegación por el mar mediante clicks en un mapa. Si excluyes el cálculo manual del disparo del torpedo, que está más allá de mis capacidades actuales, el resto es bastante sencillo de manejar (velocidad, dirección y poco más).

J.C. on 3 de mayo de 2010, 8:33 dijo...

Hola a todos,

me han comentado que existe un juego relativo a la guerra de independencia en Castalla. Concretamente a la segunda batalla que se realizó aquí. ¿Alguien sabe algo del tema?

He buscado por la red y no lo encuentro.

Gràcies

Makarren on 3 de mayo de 2010, 19:16 dijo...

Hola J.C.:

Yo no tengo ni idea, tal vez Victor sí sepa algo más.

Suerte en tu búsqueda.

Víctor Sánchez on 5 de mayo de 2010, 15:26 dijo...

Saludos.

El juego al que aludes es de Ludopress ALEA y SIMTAC que recrea la segunda batalla de Castalla, en 1813. Aquí te dejo el enlace donde puedes obtener más información de él:

http://boardgamegeek.com/boardgame/27567/alcaniz-1809-maria-1809-castalla-1813

Aparentemente no hay ninguno en venta en esa página ahora mismo, y habiéndose publicado en 1994 será algo complicado encontrarlo, pero moviéndonos un poco igual sale algo. ¿Le interesa mucho señor Juan Carlos?

Publicar un comentario

Nos gustaría que nos dejases algún comentario

 

HoryWargames Blak Magik is Designed by productive dreams for smashing magazine Bloggerized by Ipiet © 2008